Según “The L Magazine” para que las bandas de New York capten la atención y reduzcan la de las resurgientes bandas en todo el mundo, se necesita que haya una notoria sensibilidad común en los estilos y estética musical. Sin embargo para bien o para mal, la escena newyorkina nos presenta de manera contraria un “hermoso rancho de estilos” (Mike Conklin) dado por una amplia gama de sonidos que los músicos recogen de todos lados y los reúnen en el género “indie-rock”.
Para ser reconocidos por su arte y para lograr su propia idiosincracia los musicos han optado por una meta más diferenciadora que ha enriquecido el sonido actual. Tomando inspiraciones de lo local de las culturas y fusionando en un ritmo global nos encontramos con bandas como Vampire Weekend que entra rápidamente a este mundo genérico del indie-rock.
Su música es una experta elaboración reflejada en un lío al son del ska, con melodías que revelan influencias de la música de África del Sur, manteniendo siempre presente el estilo pop Americano.
Un resultado de refrescantes e inspiradores sonidos que ha cautivado a los seguidores de la musica hip, haciéndose casi imposible la compra de un ticket de concierto o bien llegando a costar altos precios de reventa. El Album del mismo nombre que la banda ha dejado mucho que hablar, hasta el punto que la misma The L magazine escribe: “we must stop talking about them for a while”.

“Oxford Comma”
“Oxford Comma”
“Cape Cod Kwassa Kwassa”
“Cape Cod Kwassa Kwassa”
El video de A-Punk simple y entretenido aporta otro grano de diversidad a su estilo musical.