Una colaboración que une lo mejor de los dos, la excelente voz de Matina y el talento detrás de las melodías y atmósferas que genera George Bakalakos.