Si te los perdiste, los puedes escuchar y si estuviste ahí, nunca está de más volver a bailarlos.