Roberto ‘Mono’ Parra no es lo que precisamente llamaríamos un enviado especial. Básicamente porque en NNM todavía no tenemos los recursos para tener uno, pero él hizo el esfuerzo -como tantos otros fanáticos de la música- por endeudarse y estar presente en una de las instancias musicales más importantes del año, si no la más: Coachella 2009. Sus impresiones, reflexiones, aciertos, desaciertos y mucho más, en el siguiente reporte desde la localidad de Indio, en California. Mono, desde acá te envidiamos, pero de seguro que tus palabras nos obligarán a hacer lo mismo en las próximas ediciones.

De Coachella hay muchas cosas que son de conocimiento popular y otras tantas que no. Claramente me corresponde contar lo que la suerte de haber estado en esta edición 2009 me enseñó y que no vienen en el afiche del evento.

Coachella es considerado como quizás el mejor festival de música independiente del mundo, sobre todo por los que lamentablemente tenemos una dependencia a la actualización diaria de todo lo que ocurre en torno a este mundo y que nos produce la ansiedad de estar siempre escuchando lo que está recién salido del horno. Lo que quizás marca la diferencia con muchos de los demás encuentros de renombre internacional, es que Coachella todos los años llena sus escenarios principalmente con los mejores proyectos que van apareciendo, marcando así tendencias. Un claro ejemplo de esto se reflejó en el escenario dance si comparamos lo que pasó el año pasado con éste: mientras en 2008 podíamos ver un gran numero de artistas de Ed Banger, este año el electro estuvo a cargo de los distorsionados sonidos de los sellos Dim Mak (propiedad de Steve Aoki) e Institubes (que nos ha traído a Para One y Surkin, entre otros).
La amplia gama de estilos en Coachella es algo que atrae muchísimo. Se nota que es un festival para amantes de la música y que, al mismo tiempo, te da la posibilidad de ver a los responsables de tus nuevos discos preferidos para el oído (Fleet Foxes, Antony and the Johnsons, Lykke Li, Devendra Banhart) y a tus más grandes referentes (The Cure, Paul McCartney, Leonard Cohen, My Bloody Valentine). Lo mismo en la música dance, donde Crookers, Bloody Beetroots y MSTRKRFT fueron los nuevos reyes, pero siempre bajo la sombra de pioneros como The Chemical Brothers o Groove Armada.
Coachella es una escuela sobre música y, para muchas de las personas que conocí, es donde se dan a conocer los nuevos talentos de la música alternativa. Dada la trascendencia y magnitud del evento, las bandas dan todo lo que tienen, ya que ser considerados en este evento es quizás la oportunidad más importante que tengan para dar otro paso adelante en sus aspiraciones. Un Coachella para un artista puede ser el punto de inflexión en sus carreras y es así como se nota que se lo toman.
Entrando en el evento mismo, presentaciones destacadas este 2009 hubo por montones. En muchas ocasiones incluso superé mis expectativas, por esto he considerado que mi mejor filtro para destacar presentaciones es contar qué shows lograron eso:
El primero que me impactó, debido a las malas críticas que tiene la banda por su poco profesionalismo, fue Crystal Castles. La rompieron y fueron, por lejos, uno de los grupos donde se vio la mayor euforia de parte del público. Ellos respondieron regalando un bomba de energía, haciendo del show una fiesta y un concierto de metal al mismo tiempo. Usaron este Coachella para tapar bastantes bocas.

Segundo show fuera de serie: The Presets. Siguiendo la misma dinámica que Crystal Castles, su rock electro industrial dejó sin habla a muchos (incluyéndome), ya que lograron una interpretación sin fallas. Kim Moyes hace gala de toda la intensidad de su voz y sus habilidades como productor y DJ. Hacen de su presentación un motivo de fiesta.
A medida que le sigo dando vueltas a mis presentaciones favoritas, creo que básicamente las que más se destacaron para mí fueron las que te hacen entrar en su juego. Es decir, te meten en el contexto de su música y te hipnotizan durante una hora, logrando sacarte de cualquier realidad. Y haciendo un paréntesis dentro de este conteo de actuaciones destacadas, debo referirme a que Coachella puede parecer un cuento de hadas, pero no lo es. El calor te azota desde las 8 de la mañana, por lo que tus horas de sueño son generalmente limitadas y la necesidad de hidratación continua termina desquiciando a muchos después del primer día. El sol y el cambio de temperatura entre el día y la noche son los únicos -pero grandes- peros de un festival que funciona como reloj y es el mejor ejemplo de orden y limpieza.
Quise hacer un paréntesis sobre las condiciones externas al festival, ya que, como comentaba, la capacidad de la banda de sustraerte de tu entorno es claramente la mejor muestra calidad. Así, olvidar el calor o el frío, la sed y un sol que enceguece es un atributo no menor y por eso uno de mis preferidos a la hora de evaluar una presentación.
Siguiendo este patrón (y otros más subjetivos idescriptibles), Fleet Foxes, Lykke Li, Leonard Cohen, Friendly Fires, Steve Aoki, N.A.S.A., The Tings Tings, My Bloody Valentine, Paul McCartney, Girl Talk, Sébastien Tellier, M.I.A., Antony and the Johnsons y Late of the Pier también estuvieron dentro de mis preferidos.
Como pueden ver, la carencia de rock en mis elecciones se basó principalmente en que, por un tema de combinaciones, sólo me alcanzó para los pesos pesados, como Yeah Yeah Yeahs, TV on the Radio, Liars, The Cure y We Are Scientists (omití a The Kills y The Horrors porque iba a tener una futura posibilidad de verlos). Personalmente sentí que este estilo sólo cumplió y no tuvo una resonancia mayor, salvo por una mágica presentación de tres horas de The Cure, que simplemente terminaron llevándose todos los aplausos, después de un principio bastante frío -como se les reprochó en el momento-, pero que mejoró canción a canción.
A pocos días del final de este magno evento, la infinidad de cosas que me dejó esta experencia me podria hacer escribir por semanas, pero priorizando la musica debo concluir que Coachella es algo que ojalá todos pudieran vivir, ya que toda banda seguramente tiene dos o más versiones, ocupando acá la mejor de ellas. Cómo no, si no debe haber nada más motivante para ellos que un escenario en un oasis verde en medio del desierto; un santuario de música y arte, que convoca a más de 200.000 devotos que se desconectan de sus mundos, para esta experiencia que llaman Coachella.

Bonus:

Fleet Foxes – White Winter Hymnal

02-white-winter-hymnal

Fleet Foxes – White Winter Hymnal (The Twelves Remix) (Download)

white-winter-hymnal-the-twelves-remix