Hasta hace poco, creíamos que el UK garage, los sonidos sucios de Bristol y hasta el dub techno eran los estilos con los que Otik nos deleitaba en cada una de sus producciones.

Hasta que llegó Thousand Year Stare, su más reciente EP, conformado por cuatro pistas que vienen a romper con todos los patrones establecidos que teníamos en cuanto a Ashley Thomas, su verdadero nombre: golpes vibrantes, percusiones más lentas, efectos expansivos y las frecuencias más altas que nunca hacen que queramos volver a nuestros comienzos, a nuestro estado natural y así dejarnos sorprender con todo lo que podemos ir escuchando durante todo su desarrollo.

Este nuevo lanzamiento marca su debut en Gobstopper Records, sello a cargo de Mr. Mitch, desde donde comentan que “estas cuatro pistas logran encontrar espacio para la experimentación futurista y, al mismo tiempo, generan un gran calor, lo que no es una hazaña y una flexión muy acorde con los últimos lanzamientos de Gobstopper”. 

Ya está todo dicho, por lo menos en lo que a esta reseña respecta, pero no así para la música de este joven productor de Bristol que siempre sabe cómo volver a sorprendernos.

Escúchalo completo aquí: