La plataforma colectiva y colaborativa Orion Network, en su afán y objetivo de ser un espacio de difusión y de encuentro musical para los diversos lenguajes y expresiones de la música electrónica nacional e internacional, realizó un llamado para recibir propuestas musicales vinculadas al desarrollo de nuevas expresiones de carácter electrónico.

Hoy se publicó el primer volumen del resultado: un compilado titulado CUATRO: Reflexión. Para hablar de este lanzamiento, conversamos con el director de ORION, Patricio González Cruz, aka co-dec.

NNM: Orion Network surge en el año 2009 como un sello independiente con el fin de promover proyectos de música electrónica. Hoy, con una década de historia, se definen como una plataforma colectiva y colaborativa. Cuéntanos un poco de cómo ha sido este proceso de evolución.

co-dec: Hemos experimentado en un poco más de una década el cambio de la tecnología a pasos gigantes. En ese comienzo, Orion usaba el apellido de Records, como un sello independiente que editaba discos físicos de artistas bajo la etiqueta de “música dark” -como los estilos industrial, EBM, synthwave-, y que los vendía en Chile y mayormente en Europa. Luego todo cambió, la demanda de discos bajó, el público cambió, los artistas dejaron de publicar y ciertamente se pasó un periodo en donde se debió dejar morir toda esa forma de hacer las cosas. Y, de cierta manera, reconstruir junto a las nuevas tecnologías el retomar el gusto de hacer música; utilizando el lenguaje de la electrónica, sin dejar lo “dark”, y ampliar el espectro hacia el apoyo de publicar gratuitamente de forma digital, hacer comunidad con otros colectivos y apoyando en general a levantar una escena que gratamente sorprende día a día en su creatividad.

En 2013 publicaron su primer compilado, UNO; DOS vino en 2016 y TRES en 2018. ¿Qué diferencia este trabajo de los anteriores?

Desde el 2016 es que nos reconstruimos derechamente en la electrónica, sin sub dominios ni nada. Fue ahí que conocimos a nuevos y antiguos músicxs que comenzaron a publicar sus discos con nosotros y, de cierta manera, volvíamos a una vieja receta de volver a ser sello. Y así pasamos por el TRES hasta CUATRO. Desde el 2019, junto con mi socio Patricio Bravo, nos dimos cuenta de que no tenía sentido seguir actuando como lo hace un sello, y esto fue porque parte de ese tiempo-energía había que dedicarlo a actividades tales del sello, restando tiempo a la creación musical de nosotros y dejando de lado al aprendizaje, tanto de la producción musical como la audiovisual, y que es lo que más me gusta hacer. Por otro lado, veíamos que los músicxs pueden ser su propio sello, pueden hacer lo que quieran y eso me encantó. Entonces decidimos enfocar Orion Network como una plataforma de encuentro. Ya sea formando una curatoría o invitando a colaborar en proyectos específicos.

¿Cómo evalúan el proceso de la convocatoria?

CUATRO fue pensado para lanzarse en 2019, justamente hace un año y al igual que todos, los ánimos de hacer arte frente al comienzo del “estallido social” y evidenciar toda esta represión hizo que no quisiéramos hacer nada. Luego vino la pandemia y después de llevar meses viviendo con esta incertidumbre, fue la misma música y este arte electrónico el que vino a acompañar y a decantar un poco toda esta energía latente. Y nos dimos cuenta de que había un entorno que también estaba haciendo lo mismo. Con ese input decidimos relanzar el compilado utilizando un par de RRSS y arriesgándose a recibir lo que sea, sin postulación, ni nada, solo usando el requisito básico de que sea composiciones originales, que no hayan sido publicadas anteriormente y utilizando cualquier lenguaje musical electrónico.

Abrimos la convocatoria desde el 4 de julio hasta el 8 de agosto, y en ese período recibimos 77 tracks de diferentes lugares del mundo, de distintas ciudades de Chile y de una gran riqueza sonora. Bajo esa mirada, sentimos que fue todo un éxito, pero también un gran desafío el poder armar la curatoría. Esto también nos llevó a replantear la forma de encasillar la música y utilizar este dogma para el proceso: “Ya no se trata de entender la música tan sólo a través de géneros ni de BPMs, sino más bien de percepciones, de texturas y de evocaciones sonoras, las cuales tienen su representatividad en sí mismas y forman parte de un proceso de búsquedas y de respuestas inciertas, pero sugestivas en el auditor.”

Cuéntanos un poco respecto a los nombres de los distintos volúmenes del compilado. ¿Qué fue primero, los títulos o las canciones? ¿Hay alguna conexión entre estos?

Estuvimos junto a Pato casi todo agosto escuchando todos los tracks, a ciegas, sin ver el nombre del track o artista. ¡Fue fascinante! De cierta manera, comenzamos a percibir ciertas equidades sonoras. Pero, ¿cómo lanzar casi 80 canciones de una? Tampoco íbamos a restar canciones, entonces luego de tantas sesiones de escucha, nos dimos cuenta de que había un factor en común y que se podía agrupar en cuatro volúmenes expositivos. Los nombres son, de cierta manera, un “bautizo” a estas audiciones: los nombres Reflexión, Refracción, Densidad y Magnetismo son propiedades físicas presentes en el fenómeno electroacústico del sonido, pero también pueden ser usadas como un concepto más metafórico y significativo de la misma palabra.

Respecto al futuro, ¿qué podemos esperar de Orion Network? ¿Cuales son sus metas?

No tenemos grandes metas, ya que por el momento el futuro no se ve muy esperanzador que digamos, pero por el momento seguimos trabajando en las próximas tres entregas que quedan de este compilado. Hay mucha pega aún en esto y aprovecho también de agradecer al equipo que se ha conformado en relación a CUATRO: Roberto Fernández, Patricio Bravo, Ronny Carvajal y quien les habla.

Pero también vienen este año otros EPs de artistas que han querido ser publicados por nosotros, desde músicxs que trabajan con sistemas modulares, máquinas de videojuegos y hasta música dark. Y, entre medio, publicar mi EP también que lo he tenido a la espera para lanzarlo. Por otro lado se conformó un equipo paralelo que está trabajando en una idea que hemos estado madurando hace unos años: ORIGINARIOS, proyecto que hace una relectura de la música de nuestros pueblos originarios junto a los nuevos lenguajes de la electrónica.

Para escuchar (y comprar) el disco puedes hacerlo acá abajo a través de Bandcamp. Para más información haz click aquí.