En los últimos meses, nos hemos sentido poderosamente atraídos hacia la música del misterioso dúo Rhye. Pero, ¿quiénes son ellos? ¿Realmente importa? Si alguien gusta de escuchar la música que le gusta con algo de información, aquí te contamos un poco más sobre ellos.
Sus integrantes provienen de lugares bien al norte del mundo, pero separados por un océano gigante. El cantante Mike Milosh es de la ciudad de Toronto, y su gusto por la sofisticación proviene desde su más tierna infancia, cuando agarró un cello por primera vez a los tres años. Ya más adulto se fue a vivir a Berlín para continuar con su carrera musical, ciudad en la que editó dos discos como solista durante la última década, a través del sello Plug Research.
Dicha casa discográfica también aloja a Quadron, un dúo danés de pop electrónico con toques de soul y jazz liderado por Robin Hannibal, que lanzó su debut en el año 2009. En el último tiempo, además, colaboraron con el popular productor americano Kaskade. Y, mucho más en la línea de lo que nos gusta en NNM, Hannibal también formó el dúo Parallel Dance Ensemble, conocidos por esta canción.
¿Cómo llegaron a juntarse los caminos de Hannibal y Milosh? Cuando el primero estaba buscando una voz para incluir en nuevas canciones de Quadron, el nombre del segundo fue recomendado por varias personas. Al compartir sello, el contacto se hizo rápido y Milosh viajó hacia Dinamarca, donde hicieron tres canciones juntos. El trabajo fluyó tan bien, que decidieron formar un proyecto exclusivo para juntar su fascinación por la electrónica, el soul, el jazz y el pop. Sin entregar mucha información sobre sus verdaderas identidades, empezaron a subir canciones con el nombre Rhye.
Joyas como “Open” o “The Fall”, que fueron acompañadas por excelentes videos, hicieron que la reputación del proyecto creciera a niveles insospechados, y hoy podríamos decir que es el proyecto de cabecera de cada uno, con sede en Los Angeles. Woman, su disco debut, fue lanzado en marzo, y recibió de inmediato halagadoras comparaciones con Sade o The xx, augurando un futuro esplenderoso. Desde aquí nos declaramos fanáticos. Y por lo mismo se los recomendamos con todas nuestras ganas.