Hay un pasaje a veces olvidado en la historia de la música electrónica que nos traslada a la ciudad de Sheffield, en el Reino Unido. La ciudad fue, aproximadamente entre los años 1989 y 1991, sede del nacimiento del bleep.

El estilo fue distinguido por mezclar breakbeat, potentes sub bajos y sonidos sci-fi. Esta intersección sonora, inexplorada para aquel entonces, impulsó la carrera de figuras de la talla del genial Mark Bell y del inagotable Richard H. Kirk, entre otros.

Salto al presente. El sello de Frankfurt Die Orakel, principalmente de música experimental, comandado por el germano Oliver Hafenbauer, presentó una serie de tres lanzamientos producidos por distintos artistas (386i, Benjamin Milz y Koga) que rinden tributo a este estilo, y que han ido siendo liberados desde noviembre del año pasado.

El último de ellos, producido por el desconocido pero prometedor alemán Koga, exhibe cuatro energizantes cortes para la pista de baile que encapsulan a la perfección de lo que trata el bleep; secuencias rítmicas marcadas por cajas quebrajadas, melodías compuestas por sonidos galácticos intermitentes, y un sub bajo cavernoso que sacudirá tu cuerpo involuntariamente. Fórmula imposible de no disfrutar.

Si bien el bleep fue rápidamente tapado por estilos más frenéticos, la atemporalidad de su estructura sonora lo hace eternamente vigente, y en este lanzamiento sus partes resplandecen.

Puedes escuchar y comprar en el siguiente enlace: