distortion_album_cover.jpg
Un giro en 360º es lo que nos encontramos en este disco de Magnetic Fields. Y exactamente en esa longitud de movimiento, ya que al escuchar Distortion, lo último de esta banda estadounidense, nos reencontramos con los acordes más ruidosos de sus primeros discos: Distant Pastic Trees y The Wayward Bus; alejándose de las suaves melodías orquestales que dominan en la trilogía 69 Love Songs y en I. Quizás en este cambio se justifican los 4 años que demoró el cerebro de la banda, Stephen Merrit, en hacernos entrega de un nuevo álbum.
Todas las críticas y reviews de Distortion lo dicen, ya que es imposible no darse cuenta de la gran influencia que tuvo la banda escosesa The Jesus & Mary Chain en este trabajo. Las guitarras, pianos y acordeones -valga la redundancia- distorsionados, nos recuerdan inmediatamente a la banda creadora del aclamado Psychocandy; que a mediados de los 80 sorprendió al mundo musical con su mezcla de pop, romanticismo y nostalgia beachboysiana, con el ruido de la época más sicodélica de The Velvet Underground.


Como se podrán dar cuenta, con el nombre del disco Merrit no quiere dejarnos ninguna duda acerca de cuál es el hilo sonoro que une estos temas (lo mismo que hizo, pero a nivel temático, con sus últimas entregas: 69 love songs y I). Y si queda algún asomo de duda, basta ponerle play al primer track Three Way, para que entendamos hacia dónde apunta esta distorsión.
Distorsión que, a mi modo de parecer, a veces suena un poco forzada. Quizás por pura costumbre, porque no es lo que me esperaría de Stephen Merrit. A pesar de que la genialidad y talento del compositor sigue intacta, las canciones me hacen sentir que estos ruidos están demasiado medidos y pensados en cada una de sus notas; y se echa de menos la espontaneidad y libertad con que tocan grupos que también siguen esta línea (como los ya mencionados The Jesus & Mary Chain y, por su lado, My Bloody Valentine).
magneticfield_web.jpg
Así como en este disco hay un cambio en el sonido que caracteriza a Magnetic Fields, también lo hay en sus letras. Si bien el amor sigue siendo el tema, en Distortion éste es aplazado por el desamor de amantes abandonados y entregados a su triste destino de no ser correspondidos; como por ejemplo en el primer single del disco, Too Drunk to Dream:
Sober life is a prison
Shitfaced it is a blessing
Sober nobody wants you
Shitfaced they’re all undressing…
I gotta get too drunk to dream
cause dreaming only makes me blue
I gotta get too drunk to dream
cause I only dream of you
Aunque no sea por un amor no correspondido, una chica que tampoco es muy feliz consigo misma es la que envidia a las perfectas lolas californianas en California Girls. A mi juicio, uno de los mejores temas del disco:
See them on their big bright screen
tan and blonde and seventeen
Eating nonfood keeps them mean
but they’re young forever
If they must grow up
they marry dukes and earls
I hate California girls

Un giro impredecible en la discografía de Magnetic Fields y en la carrera como compositor de Stephen Merrit. Algunos alaban el cambio, otros lo detestan; pero de lo que no hay duda es de la inagotable capacidad creativa del señor Merrit.