Oficialmente, la próxima visita de Cansei de Ser Sexy a Chile va a ser la primera, pero -en estricto rigor- la presentación que harán los brasileños en el multitudinario festival Maquinaria será la segunda. Sin querer queriendo, dos de sus integrantes fueron parte de nuestra historia, en febrero de este año estaban acá cuando uno de los terremotos más violentos de la historia sacudió la zona centro-sur del país. Sin quererlo también, las dos personas que manejamos este blog tuvimos que pasar esos días con ellos. Acá les contamos la experiencia desde adentro, además de presentarles una entrevista reciente con Ana Rezende, guitarrista de la banda.

La experiencia parece haber marcado a los brasileños. Lo primero que cuenta Rezende -al teléfono desde su casa en Sao Paulo, con un audio que trabó muchísimo la conversación- fue que Adriano Cintra y Lovefoxxx llegaron casi en shock después de esos días en Santiago. Ese día (conocido siúticamente como 27F) las dos caras más visibles del grupo iban a presentarse como DJs en Marbella, en una fiesta privada. “No era primera vez que les pasaba algo así. Durante una gira por Asia, nos tocó un terremoto súper fuerte en Japón, pero allá el tipo de construcción hacía que todo fuese más llevadero”.

Esa fue la misma explicación que recibimos con el Mono un par de horas después de un remezón que se sintió bastante fuerte en nuestro departamento, que además funciona como cuartel general de este blog. Después del susto, y de tener que echar la puerta abajo para poder salir, decidimos no quedarnos a esperar ahí mismo por otra réplica. En vez de poder ir rápido a un lugar seguro, nos acordamos que teníamos que ir a buscar a estos personajes a su hotel, el mismo en el que se habían registrado pocas horas antes. Las comunicaciones ya estaban cortadas y los huéspedes estaban evacuados con lo puesto en una plaza. El miedo lógico de la situación aumentó al ver a Ricardo Arjona asustado y tapado con una frazada, lo más cercano que he visto del fin del mundo.

Después de conocernos en una situación más que incómoda, nos fuimos todos a la casa paterna del Mono, donde pasamos prácticamente la noche en vela sintiendo una réplica tras otra. Dormir claramente no era una opción, porque al más mínimo movimiento de la inclemente tierra, ahí estaba Lovefoxxx chillando como varias veces habíamos visto en YouTube. La diferencia era que éste no era un escenario, sino un living, y que su vestimenta era un pijama, no un enterito de spándex.

Después de conciliar un par de horas de sueño, y de comprobar la gravedad de la situación cuando pudimos prender la radio y la tele, todo se volvió un poco más incómodo. Yo estaba más preocupado de poder comunicarme con mis papás y hermanos (que viven hace años en México), mientras el Mono trataba de hacer que estos refugiados VIP mantuvieran la calma. No sólo se había cancelado la razón de su viaje, sino que ahora estaban varados hasta que el aeropuerto volviera a abrir.

¿Cómo podíamos mantenerlos relajados y a la vez superar nosotros mismos el stress de una situación así? El pisco sour se volvió un aliado importante ante la imposibilidad de salir a ver qué pasaba, algo que quedó plasmado en el blog de la banda. El hielo ya estaba roto y la convivencia ya no era tan incómoda. Mal que mal, no era muy difícil buscar tema. El problema llegó con el caer de otra noche más, en la que dormimos ahí mismo como en un refugio, y si no gritaba uno, lo hacía el otro. “¿En qué minuto nos metimos en esto?”, pensaba. Me consolaba cuando pensaba en la posibilidad de volver al departamento y pasar otra réplica fuerte solo.

En ese proceso de convivir, y en el afán de mantenerlos con los niveles de entretención altos (y los de miedo, al revés), fue cuando conocieron a sus dos amores durante este viaje: la torta tres leches y este perro, dos descubrimientos que los dejaron tan dóciles que se les olvidaba lo que habían vivido. Hasta una nueva réplica, claro. Finalmente pudieron volver a Brasil alrededor del miércoles de la semana siguiente, pero a esas alturas nosotros habíamos vuelto al departamente y ellos al hotel, desde donde salieron poco y nada. Según nos contaron, sólo lo hicieron para buscar de la famosa torta, pero no lo hemos podido confirmar todavía.

[vimeo 4631634]

Según Ana Rezende, la posibilidad de volver los tiene a todos muy contentos. “Después de tantas historias, nos emociona mucho poder ir a tocar a Chile, sobre todo porque en Sudamérica sólo hemos podido hacerlo en Brasil y Argentina”. La visita pilla a la banda en medio de las grabaciones de su tercer disco, que según la guitarrista será “mucho más alegre que los anteriores, más espontáneo y festivo, pero maduro a la vez” y que todavía no saben si será editado vía Sub Pop. Si bien aún no existe fecha para su lanzamiento, la brasileña estima que será alrededor marzo-abril del próximo año.

Siete meses después, Lovefoxxx y Adriano Cintra -junto a Ana Rezende y los otro tres integrantes de CSS- se reencontrarán con Boris, la torta tres leche y nosotros. Y así podrán finalmente conocer a los varios fanáticos que tienen en este país, ya no como DJs, sino como el acto principal de la carpa electrónica del Maquinaria Festival, el próximo 9 de octubre. Ojalá que en ese momento el único movimiento sea el producido por el público y que los gritos de Lovefoxxx sean de felicidad. Por favor.

Foto por: Bertrand