jensdisco
Hace un tiempo, una persona que conoce mucho de mis gustos musicales me dijo que había conocido un disco que me iba a encantar, porque conjugaba las dos cosas que me conquistan en la música: variedad de instrumentos que lleguen a conformar una orquesta, y letras sencillas pero conmovedoras. Me grabó el disco, empezamos a escucharlo y cuando todavía no había terminado la primera canción, And I remember every kiss, ya me había rendido ante esta maravilla que estaba sonando.
Se trata de Jens Lekman, músico sueco que ya había atraído a público y críticos con su primer disco titulado When I Said I Wanted to be your Dog (2004). Pero esta atracción se transformó en devoción y aplausos cuando en octubre de este año lanzó Night Falls Over Kortedala.
Teniendo como escenario este vecindario de la Gotemburgo sueca, surgen canciones llenas de personales y sencillas historias, que sin embargo hablan en un lenguaje universal y conmovedor; apoyadas por melodías que se ríen de los límites de los géneros; mezclando pop y magníficas orquestaciones, tropicalia, baladas y rock, acústica con electrónica, dando como resultado un estilo inclasificable y personal que sólo puede adjudicársele a Jens Lekman.
jens2
Se le ha emparentado con artistas como Stephen Merrit (en sus trabajos con los grupos The Magnetic Fields y Future Bible Heroes) y Belle & Sebastian por componer canciones de letras creativas que cuentan historias cotidianas, sobre una muy fuerte base acústica en la que podemos encontrar violines, arpas, trompetas y acordeones. The Night Falls Over Kortedala es un disco en el que no existe la monotonía, todo lo contrario: las 12 canciones están llenos de sorpresivos y emocionantes momentos.
Como dije anteriormente, la originalidad en las letras es un componente fundamental en la música de Lekman. Es común que surjan en ellas personas que se han aparecido en su vida, como la peluquera Shirin, una inmigrante ilegal a quien le dedica una canción que lleva su nombre (y la carátula del disco); o su amiga homosexual Nina, a quien le escribe una carta tiempo después de haberse hecho pasar por su novio, para que el padre católico de su amiga no sospeche de las preferencias sexuales de su hija: Nina I can be your boyfriend, so you can stay with your girlfriend. Your father is a sweet old man but it is har for him to understand that you wanna love a woman.
Pero Jens Lekman también le dedica buena parte de sus canciones al amor, como en el majestuoso primer tema del disco And I Remember Every Kiss, o en el desenamoramiento de I’m Leaving You becaus I don´t love you, o en “Your Arms around Me”, en la cual hace una declaración de amor a partir de un accidente tan normal como cortarse el dedo pelando una palta: I was slicing up an avocado when you came up behind me with your brand new sneakers, your reflection I did not see. It mas the hottest day in august, and we were heading for the sea. For a second my mind started drifting. You put your arms around me.
Un amigo que vive en Madrid contó que en la última Rockdelux salía que éste es un disco al cual no le sobra ninguna canción. Estoy muy de acuerdo. A mi gusto, es un disco perfecto.
Ya tengo mi favorito del 2007
Jens Lekman – Sipping On The Sweet Nectar
Jens Lekman – Sipping On The Sweet Nectar
Jens Lekman – A Postcard To Nina
Jens Lekman – A Postcard To Nina
Josefina Undurraga.