Cuatro años después de haber lanzado You Could Have It So Much Better, los escoceses de Franz Ferdinand vuelven con Tonight, su tercer disco de estudio editado por el sello Domino Records y producido por Dan Carey (Hot Chip, Cansei de Ser Sexy). El cuarteto sale ileso a pesar del paso del tiempo con un trabajo irregular que muestra los mismos atributos de siempre con algunas nuevas influencias que enriquecen su escucha.

El tiempo pasa volando. Frase trillada y acertada como pocas, tanto en la vida de todos como en el mundo de la música. Fugazmente pasan de moda estilos, bandas, nombres e ídolos. La gran sensación de hace dos años quedó sepultada por los miles de nuevos grupos que surgieron. La sed de búsqueda de nuevos sonidos, hace que los fanáticos de la música se olviden de las bandas que supieron musicalizar largas horas de su vida.

Las agujas también corren aceleradamente para Franz Ferdinand. Su álbum debut del 2004 es un muy buen recuerdo que difícilmente puedan repetir. No sólo por una cuestión musical, sino porque en ese momento se dieron varios factores que hicieron de Franz ferdinand un suceso mundial. Factores irrepetibles. Ni siquiera You Could Have It So Much Better (2005), aún siendo una redundancia, logró el resultado del primero.

Tonight, su tercer disco, llega cinco años después de su debut. ¿Cuánto pasó en el mundo de la música en estos cinco años? Mucho. Por eso, los escoceses le dieron una pequeña vuelta de tuerca a su sonido sin dejar de lado su efectiva formula. “Somos una de esas bandas que siempre sonarán igual más allá de lo que hagan. Pero en este disco hay otras influencias”, aseguró Alex Kapranos, líder de la banda. Entre las principales pequeñas modificaciones se encuentra el uso reiterado y con gran relevancia de sonidos electrónicos con el Polyvox (un sintetizador ruso ochentero). También por momentos se puede percibir un pulso desacelerado de la batería y el bajo con sutiles influencias funk y dub.

El comienzo del disco es prometedor. Ulysses, su promocionado primer corte muestra cierta complejidad de capas de sonidos gracias al aporte del citado Polyvox sin perder la prolijidad que caracteriza al grupo. Derrama la bencina para que Turn It On y No You Girls incendien el local. Temas contagiosamente bailables en clave rock con estribillos pegadizos y el nuevo aporte de bases y sonidos electrónicos logran que la más que conocida y repetida fórmula del cuarteto vuelva a seducir.

Después de la mediocridad aportada por Twilight Omens y Send Him Away, el nivel da signos de mejora con Live Alone, que va muy bien hasta que llega a un estribillo que no convence. Una balada en piano y voz rompe un poco los esquemas hasta que aparece una estruendosa batería para transformarlo en un rock a todo baile en Bite Hard, que continúa perfectamente What She Came For con un final desenfrenado. Dos temas marca registrada de la casa. El final del disco está reservado para la experimentación. En Lucid Dreams juegan durante ocho minutos (si, ocho minutos!) en el estudio de grabación utilizando toda su paleta de sonidos, dando lugar a la mayor sorpresa del álbum: Dreams Again, en la que Franz Ferdinand se despacha con un exquisito electro dream pop que deja con la boca abierta.

Posiblemente, dentro de cinco años Tonight no ayudará a revivir una época, como talvez sí lo hace Franz Ferdinand. Pero, sin llegar a convertirse en los mejores del año, Tonight es un buen disco para escuchar más de una vez.

Franz Ferdinand – No You Girls

03-franz_ferdinand-no_you_girls3

Franz Ferdinand – Bite Hard

07-franz_ferdinand-bite_hard

Franz Ferdinand – Dream Again

11-dream-again2