La música electrónica está de luto. No sólo el house, sino que toda la cultura que gira en torno a la música de baile. Frankie Knuckles -padrino de prácticamente todo lo que hemos bailado desde fines de los ’70- murió ayer. Tenía 59 años, y las causas aún se desconocen.
Su influencia no está dada sólo gracias a la tonelada de edits o tracks propios que hizo desde los ’80, sino también por ser parte del pequeño puñado de DJs que le dio real significado al oficio, mezclando estilos y géneros como nadie había hecho antes, primero en el mítico Warehouse de Chicago y luego en Power Plant.
Frankie Knuckles sin duda será extrañado, pero por fortuna su legado se respira todos los días y desde hace mucho tiempo.







Frankie Knuckles Live @ The Warehouse – 28-08-1981 by R_Co on Mixcloud