Desempolve la pata de elefante, que va a tener que ocuparla más temprano que tarde!!!

Tal vez no soy conciente de la poca contingencia de este artículo, pero hoy les voy a postular una idea, que aunque posiblemente mate la novedad, necesito develar por mi compromiso con la información.

Llevo meses pensando en que hoy en día en la escena mundial ya existen demasiados DJ´s produciendo, remezclando y tocando cosas parecidas. Este presente musical me ha llevado a un sin número de conversaciones extrañas con gente del medio. Algunos tienen teorías bastante simpáticas acerca de este fenómeno: la globalización, los sitios para bajar música, el torrent, la gente cómoda. Todo lo que uno quiera puede afectar a que ahora los Dj´s presenten todos un poco lo mismo, epidemia en la cual me incluyo.

Hace un par de meses, en uno de esos raros intercambios de palabras e ideas sobre el tema, un amigo, Dj desde hace bastante tiempo, me adelantó que había que tener en cuenta dos factores. El primero es que el dance punk había muerto, un estilo que en el pasado sirvió para refrescar un poco la escena plagada de música computarizada, y el segundo es que hay que poner ojo en el disco, en especial el rare disco, como esos temas que de vez en cuando salen en algún DFA o de los que tanto hablan en libros como Historia del DJ.

Me acuerdo en el minuto, haberle dicho si, si, como tantas veces lo he hecho, mientras escuchaba un tema de Liquid Liquid que me había enviado. Después de algún tiempo, debo asumir que estos comentarios tenían cierta lógica.

Casi como una regla, el Dj desde sus inicios ha sido un buscador empedernido que al encontrarse falto de inspiración es capaz de llegar a matar sus propios gustos y convicciones con tal de hacer bailar a la gente. Me remonto al caso de Ian Levine, uno de los padres del Deejayismo moderno, quien optó por destruir su propia carrera con tal de encontrar sabia nueva en otros estilos mal mirados por sus pares.

En base a esta máxima podemos darnos cuenta de lo siguiente: el Dance Punk murió y la razón por la que inició este movimiento para bailar fue porque lo que era actual en ese momento no nos satisfacía y nos hizo mirar hacia atrás y buscar en nuestras referencias. Gang of Four y bandas por el estilo nos abrían un espectro interesante donde explorar, de ahí salieron las ganas de bailar The Rapture, Radio Four y todo lo que tuviera cencerro. Propuestas que fueron refritos bien logrados de un movimiento que generacionalmente no habíamos alcanzado a aprovechar en la pista.

Bueno, la búsqueda hacía ese movimiento ya se cerró, no hay más referencias, en pocas palabras no hay más jugo que sacarle a esa naranja, por lo cual el Dj y la escena entra en un trance, se vuelve al electro, al hip hop, a todo lo conocido con tal de encontrar algo que motive ese espacio llamado pista de baile. Vemos a los ya citados The Rapture sacando sencillos horribles con Timbaland, a Julian Casablancas haciendo temas con N.E.R.D, etc.

Sin darnos cuenta y segados por la búsqueda, de un minuto a otro se hace la luz, alguien le da el palo al gato y todos se preguntan: ¿Pero si era tan obvio, como no lo hice yo? Me refiero a Hercules & the love affair y su álbum homónimo. Antes de que se pregunten hacia donde va esto, aclaro: esto va hacia el DISCO. Si, el disco es el nuevo lugar común, el disco es la novedad, el disco llegó y viene para quedarse por un buen rato.

Como generación no alcanzamos a vivir la efervescencia de este movimiento, no pasamos noches de largo escuchando a Norman Whitfield, Dino Fekaris o Nile Rodgers. El disco nos entrega todo un pasado rico en cultura de pista donde sacar temas interesantes, mientras que el futuro del baile siempre estará potenciado por la capacidad de búsqueda que tengan los dj´s de su escena.

Los dejo con tres discos que sirven de referencia para entender lo que se viene, la pregunta es si esta usted dispuesto a bailarlos!!!

The Rapture – K7
Hercules & The Love Affair – Hercules & The Love Affair
Friendly Fires – Friendly Fires