Tantas luces a veces no nos dejan mirar. El noviembre de este año esta quizás como nunca cargadisimo de eventos imperdibles, y obviamente la falta de recursos puede que nos deje afuera de mas de uno de ellos, pero quiero dejar constancia de uno que particularmente me llama la atención, sin que sea el mas alumbrado.
Aquí les dejo con la referencia creada a esta banda por S45:
BATTLES Hay grupos que revientan cualquier expectativa de un solo salto. Para eso, es necesario lanzarse al vacío y apostar las mejores cartas en una sola jugada. Este año, el cuarteto de rock norteamericano Battles ha dado ese salto, otorgando un sentido total a su nombre con un disco exigente, un remezón gimnástico y futurista que destroza las formas convencionales del rock y utiliza a su favor una técnica desquiciadamente matemática. Mirrored (Warp, 2007) establece un antes y un después para la música. Antes, Battles era conocida como una banda de post-rock instrumental muy aplicada, cuyos músicos habían reciclado su experiencia en bandas insignes como Don Caballero, Helmet o Tomahawk. Su marca eran las canciones de trazos progresivos, estructuras angulares y simétricas, desde un enfoque jazzístico que le daba calidez a las melodías polirrítmicas y aceleradas. Todos esos años funcionaron como sabia escuela para John Stanier, Ian Williams, David Konopka y Tyondai Braxton (hijo del célebre jazzman avant garde, Anthony Braxton), quienes han insuflado una pasión fascinante en Mirrored. Ahora Battles es una bofetada delirante de sonidos, donde la batería pareciera gritar en un trance de golpes tribales, creando con guitarras, bajo y teclado patrones altamente adictivos. Lo mejor del glam, el rock alemán de los setenta, el post-rock de los noventa, hardcore acelerado y un trabajo vocal cibernético, imposible, al filtrar la voz por programas electrónicos cuyos tentáculos digitales se extienden al resto de los instrumentos. Este abigarrado conjunto no escatima en un ritmo contagioso, lo que convierte sus conciertos en una exaltación de los sentidos. Quizá la forma más simple de describir los hallazgos de esta banda es buscar un punto intermedio entre el rock y la electrónica, bajo una fusión promiscua donde no existen los adornos, sino un carnaval sonoro. Desde New York al resto del mundo, Battles extiende su cadena infinita de espejos, tan potente en vivo como en estudio, una experiencia visceral irresistible de principio a fin.

Jueves 22 de noviembre.
21:00
Teatro Novedades. Cueto 257. Santiago Centro.
$8.000 preventa anticipada (sólo 300 entradas exclusivamente en Hall Central, Sonik y Gran Central)
$10.000 preventa normal por por sistema Ticketmaster (Falabella-Hoyts)

$12.000 puerta
Organizan Super 45 y Astrocaglia