Ante todo, José Pablo demuestra una vez más la opinión de la modesta redacción. Qué se supone que es aquel festival, no lo sabemos. Lo que sí sabemos, es que usted en la medida de lo posible debe intentar juntar los piticlines para migrar a Bs.As. y ver a New Order, que no sabemos si volverán al cono sur.
El punto es que al parecer no todo está perdido. A Santiago se aproximan un par de buenas visitas. Pero claro, en la medida en que sean en Santiago, las mezclas (tal como lo anterior) parecen ser inevitables.
Lo primero: SUE 2006. Al igual que las dos versiones anteriores, un plato protagónico y algunos paralelos. Dos noches. 2 y 4 de noviembre, Espacio Riesco. Gráfica y sintéticamente:

Daft Punk + Beastie Boys. No está nada de mal. De hecho, está bastante bien. El punto son sus compañeros de escena. Para ambos días, claro. ¿Qué sucede? Síndrome patológico de combinación inverosímil, al igual que el festival del que habla José Pablo. ¿Chancho en Piedra? (?!?!).
Lo segundo: una visita ilustre que esta vez es individual:

Ladytron está confirmado para el próximo 30 de noviembre. Teatro Caupolicán. Sintetizadores que se han prolongado más allá de la fiebre electroclash del 2001 y que siguen componiendo un pop cada vez más oscuro.
No todo es tan terrible entonces. (¿O sí?)
Omar Zúñiga Hidalgo