Tengo que confesar que el primer disco del grupo inglés Little Boots no me gustó en lo absoluto. De hecho, lo encontré medio de mal gusto. De eso han pasado casi tres años. Por eso escuché con reticencia “Shake”, el primer adelanto de su nuevo disco, que sale este año. Y ahora mi confesión cambió: me gustó el giro que dieron en su sonido.
Pasaron los meses y los liderados por Victoria Hesketh siguen tomando buenas decisiones. El segundo single, que saldrá en los próximos días, se llamará “Every Night I Say a Prayer”. Todavía no sabemos cómo sonará, pero sí tenemos una probadita gracias al remix que hizo el productor alemán Tensnake, uno que fue Rey Midas gran parte de 2010 y 2011, pero que luego desapareció un poco del mapa. Ahora nos muestra su faceta más ochentera en esta versión, que además es completamente gratis. Juzguen ustedes, que yo ya hice demasiadas confesiones por un día.