El productor chileno se atrevió a jugar con canciones de uno de los mejores discos locales de la historia.