El francés Kartell se aventuró a remezclar este clásico de Snoop Dogg, otorgándole una faceta más ligada a la electrónica gala.