Un clásico de los ’80 adaptado a la pista de baile, como regalo exclusivo para empezar bien el año.