Los cursos están orientados no sólo a saber pinchar o producir música, sino también a tener nociones de marketing musical y hasta preparar visuales para las presentaciones en vivo.