Eliza, se titula el trabajo de Fernando Cruz quien bajo su alter ego Not Bot, como él mismo plantea, se pasea por esa delgada línea entre el imitador y el creador ya que su “inspiración es siempre lo que hacen los demás. Escuchar su música, leer lo que dicen sobre su música. No hago música original; no diseño sonidos desde la nada”

En palabras propias, “el concepto del disco era no usar ningún instrumento. Los sonidos son recortes, pequeñas piezas que en su mayoría no alcanzan a ser un sample y que modifiqué en su altura, tono y timbre. Lo que quería lograr era música aditiva, basándome en progresiones de jazz: ubicar cada sonido en un rango específico de frecuencia para que en conjunto construyeran un acorde.”

Una anécdota súper interesante que explica el título del álbum: “El nombre “eliza” viene de uno de los primeros chatbots. El programa se creó en los 60 y sirve para tener una conversación sencilla entre una persona y una máquina. El bot te saluda, tu respondes, y tomando lo que escribes, el bot va enlazando la conversación. Llega hasta cierto punto, donde por su lógica interna no puede seguir avanzando, y regresa, vuelve a hacer preguntas y afirmaciones. Este disco, y el proyecto notbot en general, es la idea de creer en la recombinación de elementos, de eliminar los contextos originales y reubicar esos sonidos en otros. Los demás artistas proponen sus guiones, sus preguntas y respuestas, su propia conversación, y mi idea es descomponerlos para formular una nueva conversación con los mismos elementos.”