Sin duda los originarios de Manchester son una banda de culto para millones de persona alrededor del mundo. Es más, una de las más influyentes agrupaciones de la década de los ’80. Aclamados por la crítica, supieron crear un estilo que hasta el día de hoy es parte del catalogo más importante de la música mundial. Ni sus constantes separaciones, enojos y deserciones; tampoco los años o la ausencia definitiva de Peter Hook en el bajo. Nada ha logrado mermar una carrera que vale la pena ir a ver nuevamente.

4 de diciembre es la fecha que los trae de regreso (la primera en 2011 y la segunda en el marco de Lollapalooza 2014), donde interpretarán parte de su última producción, Music Complete (2015), y, por supuesto, su arsenal de éxitos que los ha elevado a la categoría de superlativos. Aquí comienza nuestro top cinco (sin enojarse).

5. “All The Way” / Technique (1989)

Absolutamente pop. Absolutamente lisérgica en el sentido abierto de la palabra. Cadenciosamente rápida. Se distinguen peregrinamente los teclados de Gillian Gilbert o Stephen Morris, quien haya estado de turno para ponerle una onda exquisita a la canción, y cerrarla, con ese instrumental en el minuto 2:46 que lleva esa pizca de sintetizador acompañado de una mesurada guitarra que encanta. Una pieza notable, para un disco notable.

4. “Age of Consent” / Power, Corruption & Lies (1983)

Eso de reinventarse suena muy bien. Y los New Order lo lograron cabalmente después de su álbum Movement, lanzado en 1981. La experimentación con la electrónica se siente a pulso, pero el sólido bajo de Mr. Hook es el que se lleva los créditos. Humana y movediza por donde se le mire.

3. “Temptation” / Single (1982)

De partida no se encuentra en ningún LP, pero fue lanzada en diferentes versiones. Es una creación bien cuidada que simplemente aparece proveniente de las mentes creativas de una banda que empezaba su recorrido, con el peso de haber perdido a un amigo hace solo un par de años.

Desde el inicio entendemos que el camino a seguir aquí es claramente el synthpop. La melodía no es borrosa y sabemos irreprochablemente dónde quieren llegar: acercarse de cierta forma al caos, pero encontrando una luz de tranquilidad para convencerse de que han creado un temazo comercialmente muy bueno. Un gran aporte, entendiendo que es el sonido que más los representa como conjunto.

2. “Bizarre Love Triangle” / Brotherhood (1986)

Un tema que dispara de entrada la siguiente frase no puede estar ausente de este ranking: “Every time I think of you. I feel shot right through with a bolt of bule. It’s no problem of mine. But it’s a problem I find. Living a life that I can’t leave behind “. Y si le sumas la riqueza musical que acompaña a la letra, resumes de inmediato que estás en presencia de uno de sus mejores singles.

Pero hay más. Se notan precisos los elementos electrónicos, y especialmente la utilización del Fairlight CMI, el primer sampler de la década del 80. Sonora y activamente limpia, para coronar una muestra de que hacer las cosas bien es sinónimo de este resultado. Podría pelear el numero uno sin duda.

1. “Blue Monday” / Single (1983)

Ok. Puede que quizás no sea la mejor, pero es la canción ícono del quinteto. La que los llevó rápidamente a la fama, convirtiéndose en la placa independiente de 12 pulgadas más vendida de toda la historia. Aquí no hay coqueteo con la música de baile, hay un romance desatado. Siete minutos y medio de duración que abre un pegajoso e inconfundible ritmo de batería programada, un llamativo teclado y un marcado bajo de Peter Hook. Y así avanza, rápida y efectiva segundo tras segundo.

¿Sobre la letra? Tres teorías: la muerte de Ian Curtis, el conflicto por las Malvinas entre Inglaterra y Argentina, o simplemente un hastío existencial de un joven desencantado por la sociedad. Como haya sido, este himno de las discotecas fue un grito de aliento para que muchos artistas de la época (y actual) se atreviesen a hacer electrónica. ¡T-e-m-ó-n! Aunque no te guste, o te parezca una opción obvia, gana por su bien ganado peso en la historia.