La banda Mimilocos fue parte del sello independiente “Catálogo Incierto”, fundado por Christian Rosas y Daniel Melero en 1986, mismo año en el que Argentina ganó su segunda copa mundial de fútbol. De ese catálogo se desprende su primer álbum Trulepa que hoy reedita el sub sello Promesa de Cazeria Cazador en vinilo y en digital.

Como explica el comunicado, “la poca presencia de coros, sobrecarga de experimentación, noise, tecnología y letras poco convencionales, hacían de Mimilocos una banda inconfundible para el panorama local, pero poco deseable para la industria. Más cercanos a géneros recién nacidos como el techno, electro, industrial y el minimal wave, géneros y sonidos a la fecha poco populares en comparación al pop/rock de la época. En Trulepa, el uso de los instrumentos y de la tecnología eran totalmente distinto al de sus contemporáneos, con él marcaron un precedente en cómo producir y hacer música latinoamericana en español no destinada a ser una balada comercial. Adelantados y polarizados del panorama internacional, sin conexión alguna, construyeron su propio sonido alejado de las copias o referencias internacionales, contribuyendo para la construcción de géneros que estaban en su perigeo, desde un espacio geográfico del cual no se esperaba un aporte, pero sobre todo un referente local, el cual nos permite entender como fue hace 40 años pero en nuestro continente, generando un puente invisible para le época.”

Sobre Promesa:
Cazeria Cazador presenta, Promesa, un sub-label de reediciones y un catálogo de música latinoamericana enfocado en los años 70’s, 80’s y 90s. Basado en un proceso de investigación musical que evalúa la importancia artística de proyectos musicales poco estudiados, difundidos y reconocidos del continente. El objetivo es identificar, visibilizar y rescatar del olvido parte de nuestro patrimonio inmaterial moderno correspondiente a la vanguardia musical de aquellas décadas y que, por falta de espacios, poca demanda de la industria y la pobre oferta cultural que existía en estos períodos, perdieron la oportunidad de difundirse.