“Qué vozarrón tiene esa piba”. “Tremendo show que se manda”, frases del staff del cantante argentino Louta(24), aludiendo a Ana Tijoux, que comienza a mover cuerpos en un Fauna Otoño que prende. Camino al camerino de Jaime Martín James, su verdadero nombre, nosotros listos para reunirnos con uno de los artistas latinoamericanos más empoderados del continente. “No hay mucho tiempo”, me dicen. Pues… ¡corramos!

Hijo de la directora y coreógrafa Ana Frenkel, y del director y productor Diqui James, este veinteañero, tuvo una niñez y adolescencia ligada al mundo artístico. 

Con estudios en el viejo continente, dos álbumes de estudio, el homónimo del año 2016 y el muy bien criticado ENCHASTRE (2018); el compositor se perfila como uno de los artistas más llamativos de la nueva regencia argentina.

Definido por la prensa trasandina como “moderno y eléctrico”, el también creador plástico, ha puesto énfasis en el mestizaje de géneros y sonidos (electrónicos y analógicos), pero también en las poéticas líricas que refleja en su música. Y no es casualidad. Todo está hecho con suma intención y cuidado.

Ahí está. Tirado. En el suelo. Haciendo sus ejercicios. Todo un preparativo ceremonioso pre show. Sí, Louta se toma su tiempo, pero con vivacidad salta y en un abrir y cerrar de ojos estamos instalados en un sillón, rodeados por sus músicos y bailarines. Muy canchero, los pocos minutos de esta apuradísima entrevista, se dan en un ambiente muy buena onda. Martín James ríe y pega sus gritos. Está contento y agradecido por el interés de NNM. “Son unos zarpados loco”, nos dice en un infundado sweater rosa (o morado claro si mi daltonismo lo permite).


Patricio Guzmán: ¿Cómo fue tu adolescencia (y niñez) estando tus padres tan inmersos en el mundo artístico?

Louta: Muy tranquila. Nada fuera de lo común, pero lógicamente aprendí muchas cosas.

¿Cómo qué?

Algunos truquitos que les pude robar de este medio, pero por sobre todo las conversaciones. Hablo mucho con ellos de esto.

Lo más importante aquí ha sido el tremendo cariño que me han entregado.

¿Y lo de Europa sirvió?

Fui cuando era más pendejo a terminar de estudiar la secundaria, pero sirvió para aprender una música nueva. Fue una experiencia conocer nuevos géneros, como electrónica.


ENCHASTRE, tu segundo disco lanzado el año pasado recibió excelentes comentarios, ¿crees que fue el despegue definitivo de tu carrera?

Puede ser que para muchos haya sido mí despegue, pero en lo personal esto ha sido una lucha eterna que viene de hace mucho tiempo. Es difícil analizarse uno desde afuera.

…pero…

Tengo siempre la concepción de generar algo zarpado, por eso cada puede pensar lo que estime necesario, respondiendo a tu pregunta.

¿Cómo asumes el éxito?

Muy contento. Me dan ganas de seguir haciendo un montón de cosas.

Prácticas el Soka Gakkai, por lo mismo, ¿qué ha significado en tu vida artística Daisaku Ikeda? 

Es mi maestro de vida. Ha permitido expandir mis capacidades culturales, crear un estilo de vida concreto, conseguir herramientas y cumplir objetivos. Ha sido muy importante en mi vida. El budismo me ha servido para triunfar sobre las adversidades.

Por último, que se nos acaba el tiempo… ¿cómo te has sentido en Chile? ¿Qué te parece estar participando de Fauna Otoño?

Increíble. Estoy muy feliz. Se me van las palabras para decir lo que siento en este momento.