Como varios deben saber -y si no, te contamos ahora-, el productor estadounidense Nathaniel Pierre Jones se presentará en Chile el próximo viernes 21 junio. Reconocido mundialmente con seudónimos como DJ Pierre, Photon Inc., Pfantasia, The Don y muchos otros, el oriundo de Chicago ocupa un sitial de honor en la historia de la música electrónica, ahí al lado de gente como Frankie Knuckles, Marshall Jefferson y tantos otros que ayudaron a que la música house creciera durante la década de los ’80.
En el caso particular de Pierre, su reconocimiento pasa por un hecho crucial: junto con sus compañeros de Phuture, compraron un sintetizador Roland 303 y movieron las perillas hasta dar con el sonido anguloso que se denominó luego como acid house, gracias a esta canción. Muchos se hubieran quedado felices con sólo eso, pero el estadounidense ha sido un trabajador constante en las más de dos décadas que han seguido después de ese hito, explorando continuamente nuevos sonidos y técnicas que han influido a productores más jóvenes.
En NNM estamos seguros de que ésta es la entrevista más importante que hemos hecho, así que sin más preámbulos, pasemos directo a que él mismo nos siga contando su historia.
Nathaniel, ¿cuál dirías que el fue el momento en el que decidiste dedicarte a la música?
Nombrar uno sería difícil, porque he tenido varios. Quizás el primero importante fue haber escuchado a Ron Hardy en el famoso club Music Box de Chicago. Él mezclaba distintos tipos de géneros y la gente lo amaba. Tomaba riesgos, y eso hizo que yo me dedicara al arte de disjockear. Me obligó a subir mi nivel.
La historia de Phuture moviendo perillas en el Roland 303 es una verdadera leyenda a estas alturas. Por lo mismo, me gustaría saber qué los llevo en esta larga búsqueda por un sonido particular.
Con Phuture no queríamos realmente crear un sonido nuevo. Eso pasó cuando toqué el 303. No teníamos idea de que eso en particular iba a cambiar el mundo de la música ni tampoco en que se iba a convertir en un sub género de house. Pero ahora me atrevería a decir que el acid house es un género propio, que se para por sí solo.
Cuando hicieron “Acid Trax”, ¿tuvieron la impresión de que tenían algo grande entre manos o tuvieron que esperar a verla en la pista para darse cuenta?
Sí. En el momento en el que la estábamos haciendo, sabíamos que había algo especial sobre ella. Sabíamos que era rara y única, pero que había algo magnético en ella. Nuestra preocupación era si acaso todo el mundo iba a sentir lo mismo. Entonces decidimos pasársela a Ron Hardy, nuestro héroe, quien hizo que la pista la amara. Se volvieron locos después de que la puso por cuarta vez en la misma noche. Me arrepiento de no haber hablado con él para saber qué lo hizo ponerla tantas veces. Mi pregunta hubiese sido: “¿Acaso lo sabías, Ron?”.
El acid house nació en Chicago, pero luego explotó en el Reino Unido. ¿Cómo puedes explicar ese fenómeno?
Bueno, Trax Records mandó copias de “Acid Trax” al Reino Unido. Se hicieron ricos gracias a nuestro trabajo, pero nos mantuvieron en la oscuridad. Éramos unos niños y no teníamos Internet, así que no teníamos idea de lo que pasaba fuera de Chicago. Ahí éramos enormes, así que pensábamos que el acid house era grande sólo en Chicago. ¡Jamás supimos que nuestro disco se vendía en otras partes hasta que llegó la prensa a buscarnos! Nos contaron que existía una gran demanda por nuestra música en Londres y otras ciudades. Así es como pudimos conocer la verdadera situación de las cosas. Trataron de estafarnos mandando nuestros discos fuera de Chicago, pero al final nos hicieron un favor. Yo ya los perdoné y seguí adelante.

Además tienen una canción bastante famosa que habla en contra de la cocaína. ¿Cómo reaccionaste cuando supiste que el acid house estaba tan ligado a las drogas?
Siempre explico las letras. Yo escribí todas las letras en Phuture para poder comentarlas. La gente siempre va a ver lo que quiera ver. Mis letras eran una advertencia de lo que te puede pasar si te enganchas con las drogas. En ese momento, la cocaína era el monstruo para mí, así que la personifiqué. Quería hacerla real para que la gente recibiera el mensaje de manera más dramática. Pero, al final, siempre tendrás a gente justificando lo que hacen rechazando ese mensaje. Así y todo, creo que nuestros fanáticos lo recibieron.
Muchos músicos buscan desesperadamente crear sonidos y estilos durante su carrera, pero fallan en el intento. A ti no sólo te han identificado con el sonido del acid, sino también con la técnica wild pitch. ¿Cómo llegaste a desarrollarla?
Amigo, siempre digo que si más gente se la jugara con hacer lo que realmente sienten, existirían muchos más sonidos y originalidad. Simplemente le hice caso a mis tripas. Empecé jugando con armar una vibra que llegara a estas “frecuencias salvajes”. Eso es: sólo hice lo que sentía dentro. El nombre lo tomé de Greg Day, un promotor de Nueva York que hacía las fiestas Wild Pitch en la ciudad por ese entonces, que estaban llenas de energía. Cuando estaba creando la técnica, quería esa misma vibra. Diría que esas fiestas me inspiraron a hacerlo.

¿Cómo mantienes la motivación después de tantos años haciendo cosas? ¿Te quedan desafíos?
Es muy simple: un artista siempre será un artista. Creo que nací para hacer esto. Me bautizaron así por Nat King Cole y también por mi tío Nat, que tocaba con Duke Ellington. Toda mi familia es muy musical y creativa, así que realmente éste es mi destino. Lo que viene ahora es mi álbum. Nunca he hecho uno. Me cuesta mucho porque soy muy autocrítico, pero lo estoy logrando.
Muchos de los momentos clave en la historia de la electrónica, o de la música misma, vienen de errores ocurridos en sintetizadores análogos. ¿Qué opinión tienes de las nuevas tecnologías, softwares y VSTs que se están usando para producir hoy?
Si la gente se obliga a explorar lo que hay fuera de esa caja que han creado los softwares y VSTs, entonces creo que nuevamente tendremos esas innovaciones y momentos creativos únicos.
¿Cuáles son tus próximos lanzamientos?
En los próximos meses estaré lanzando Seleckta, en el sello DIM Mak, y Save da World, en Caus N Effct, un sello alemán. Junto con Carl Cox y Phuture volvimos a hacer We Are Phuture, que fue lanzado hace poco en Bush Records.
Finalmente, tenemos muchas ganas de ver lo que vas a hacer en Santiago. ¿Qué nos puedes adelantar? ¿Lo describirías como un DJ set o un show en vivo?
Yo también tengo muchas ganas de estar allá. Siempre me dejaré llevar por la vibra de la fiesta, pero estoy planeando hacer un DJ set de afro acid house, que podríamos catalogar como un combo de clásicos junto a otras cosas más nuevas.

DJ Pierre estará en Chile el viernes 21 de junio, en la Casa Santos Dumont. Confirma tu presencia y chequea toda la información del evento en este link.