Quienes dicen que mezclar amor y trabajo no es recomendable puede que tengan un punto, pero también es cierto que muy probablemente no conozcan la parte buena de ellos. Desde el final de Picnic Kibun, Juan Necochea -la mitad del dúo que quedó en Chile- buscó formas de seguir en la música. Y quién diría que la encontraría en su propia pareja.

Nicole L’Huillier toca batería y canta algunas canciones de Cóndor Jet, su banda primaria. Y juntos dieron forma -o rompieron las mismas- en Breaking Forms, un nuevo proyecto que grabaron justo antes de radicarse por un tiempo en Estados Unidos. Sin parecerse mucho a nada de lo que hayan hecho antes, este dúo hace música entrañabale que puede caber mejor junto a tus discos favoritos de dream pop, pero con ritmos más sesenteros. Piensen en lo que hace Tennis, por ejemplo.

En los próximos meses, la dupla debutará discográficamente con el EP UNO, que a su vez es una forma de ganar tiempo antes de un disco debut en 2016. El primer single ya está aquí y lo puedes disfrutar en forma de vídeo: