El productor francés Yuksek nos vuelve a sorprender, esta vez apelando a nuestra memoria y metiéndole mano a un clásico de los ’90, de parte de una de nuestras bandas favoritas: Blur.