Todo el que se ha quejado de la inactividad de Beck en los últimos años puede empezar a celebrar. El músico estadounidense contó que está preparando dos discos para los próximos meses. El primero será completamente acústico; el segundo, lo ha catalogado como una continuación lógica de Modern Guilt, el excelente álbum que lanzó hace ya cinco años. En otras palabras: no más canciones aisladas para bandas sonoras ni obras presentadas en formato de hojas de música.

La primera muestra se llama “Defriended” y suena distinto a cualquier cosa que le hayamos escuchado antes, algo que no llama la atención si consideramos que el músico se ha negado a repetir fórmulas en el pasado. Pueden escucharla aquí abajo y empezar a preparar sus expectativas.