Anthony Wilson la llevaba básicamente porque hizo de la pasión de su vida su trabajo y de su trabajo una escuela seguida por muchos sellos independientes: algo así como fifty para el sello y fifty para el artista, y no nos caguemos unos a otros, vale?
¿Cual sería la música popular post Beatles en Inglaterra de no ser por Tony Wilson? ¿Qué hubiera sido de Factory Records o The Haçienda? ¿Qué habría pasado con A Certain Ratio, Durutti Column primero, o de James, Joy Division, New Order, OMD o los Happy Mondays después?
Alan McGee, fundador del sello Creation Records admitió que de no haber existido Wilson (ni Factory ni nada), no habría existido tampoco el mismo Creation (o sea Oasis, Primal Scream, The Jesus and Mary Chain, Super Furry Animals, My Bloody Valentine, Ride, Saint Etienne, y muchos más).
Una parte de la música del siglo XX (especialmente entre fines de los ’70 y comienzo de los ’90) no se entiende sin Tony. Y nosotros tampoco. Chao chao Mr. Madchester y vaya con Dios, igual como en la peli:
[youtube=http://www.youtube.com/watch?v=5JfXzvCrn9c&rel=1]
It’s a pity you didn’t sign The Smiths, ja.
Por último, atentos a la salida (luego, muy luego) del documental de Joy Division, Control, (2007) coproducida por Tony Wilson. Vamos a estar hablando de este estreno